Haz «Berbereching»

Hace un par de semanas estuve en el equipo de apoyo en un taller de Roberto Cerrada. Como aprendedora «compulsiva» si voy a un taller, sea como staff o como participante, lo hago dispuesta a llevarme nuevos aprendizajes sí o sí. Y eso es lo que me gustaría compartir contigo hoy.

Como supongo que sabes, Roberto Cerrada ayuda a emprendedores a sacar a flote sus negocios a través al marketing. Era un taller de iniciación por lo que se supone que lo que allí se veía, yo ya debía saberlo… pero muchas veces una simple frase te da una nueva compresión. En esta ocasión fue esta: «…Haz Berbereching…« ¿Qué «…Haz Berbereching…«? Supongo que no ha quedado muy claro ;-), te lo cuento.

Imagino que has oído hablar de que una de las cosas básicas para triunfar como emprendedor (ya seas formador o cualquier otro tipo de emprendimiento) es tener clara tu misión. Es decir, a quién o quienes deseas ayudar y para conseguir qué. Un ejemplo clásico, Google, tiene la misión de hacer la información accesible a todo el mundo y lo consigue ¿verdad? Para ello creo su página en internet. Su misión:  hacer la información accesible y su medio: su buscador.

Pero seamos realistas, normalmente no empezamos por ahí, sino que nos «enamoramos» de una profesión (no de una misión): la formación, el coaching, el mindfulness, la pnl… Invertimos y nos formamos en esa o esas técnicas (el medio). Y entonces nos enfrentamos a la necesidad de encontrar clientes para esa profesión que nos encanta. En principio, cualquier persona nos parece un potencial cliente, ¿por qué restringir nuestras posibilidades? Si funciona ¡perfecto! pero si no…

Investigas, buscas ayuda y probablemente caigas en manos de un marketero, en nuestro caso, fue Roberto Cerrada, que te dice: Busca tu nicho de mercado, cuál es tu cliente tipo, define tu misión, diferénciate, conviértete en el pez más grande de tu estanque pequeño, sé el primero o el único en tu mercado. No sé si tú has pasado por aquí, en general, no suele resultar sencillo realizar este camino.

Nosotros con actitúdine tardamos 10 años en encontrar nuestra actual misión y tener claro a quiénes queríamos ayudar y cómo. Empezamos siendo una consultora de habilidades sociales ¿te suena? Casi no hay en el mercado 😉 Y casi no hay empresas grandes tampoco en este sector. En nuestro caso, este el camino de descubrimiento lo hicimos solos sin ayuda y no fue fácil. Pero te aseguro que la empresa va mucho mejor y encontró su propia esencia cuando decidimos que queríamos ayudar a las personas que trabajan por cuenta ajena a vivir con entusiasmo de lunes a viernes y no solo el fin de semana, ayudando a las empresas a que su gente quiera poner todo su talento al servicio de los objetivos de la empresa, disfrutando con ello (nuestra misión). Y eso lo hacemos por medio de la formación y el coaching (ahora, en este momento…).

Cuando empezamos con Formación para Formadores, fue mucho más rápido porque lo primero que hicimos fue un mentoring con Roberto, así que contestamos todas estas preguntas antes de empezar.

¿Y a qué viene lo de «haz berbereching«? Si empiezas la casa por los cimientos, es decir, descubriendo a quién quieres ayudar, quienes son tus clientes, teniendo muy clara tu misión, a lo que te sientes llamado, el método con el que ayudas es lo de menos. La frase completa era: «Si puedes ayudarles con coaching, haz coaching pero si no prueba otra cosa ¡haz berbereching si hace falta!«. Es decir el medio para ayudar, el coaching (en el ejemplo de Roberto) puede cambiar en función de las necesidades, si estás centrado en a quién quieres ayudar. Lo que no cambia es tu misión.

Mientras que si empezamos la casa por el tejado eligiendo un medio: el coaching, la formación, la terapia… si lo que te gusta es la técnica. Después elegir a quién ayudas resulta mucho más artificial y difícil de decidir. Ni siquiera entiendes muy bien por qué tienes que decidir y especializarte y posicionarte… Llevado al límite, si no tu técnica ya no ayuda a tus clientes, tienes que cambiar de clientes.

Y a eso unimos mi segundo aprendizaje importante de ese día. ¿Has oído alguna vez lo de enamorar a tus alumnos? Bien, pues mi segundo aprendizaje conectado con el anterior es que la manera más fácil de poder enamorar a alguien es: ¡estar enamorado de esa persona! Si tu misión es real, si quieres realmente ayudar a mujeres recién separadas, profesionales que se han quedado sin trabajo a los 50, niños con problemas de adaptación… Si es tu vocación vital, entonces se parece mucho a estar enamorado ¿o no? Y de nuevo te plantearás hacer lo que haga falta hacer para que ellos consigan sus objetivos y cumplan sus sueños adaptando los medios que utilizan, aprendiendo cosas nuevas, formándote para ellos.

¿Tú estás enamorado de tus clientes o de tu profesión?

¿Tienes clara tu misión o lo que haces?

¿Harías Berbereching?

 

Esperamos que te haya gustado este artículo, te haya resultado inspirador y de utilidad para tu labor del día a día.

Haz «Berbereching«

Haz Berbereching

Haz Berbereching

Y si te ha gustado, te agradeceremos que lo compartas y que pulses sobre el botón “Me Gusta”, así nos das feedback y te iremos conociendo mejor en tus gustos, y nosotros seguiremos aprendiendo… Y desde luego, estaremos encantados de recibir tus comentarios, bien a través de los comentarios de este artículo, o bien a través de la página de Facebook de Formación Para Formadores.

Hasta la próxima. Un gran abrazo,

Lola Mendoza
CEO de FormacionParaFormadores.com

Otra Formación Es Posible.
¡Y Tú Puedes Ser Protagonista!


Formación de Formadores

Si te ha gustado, ¡Compártelo!

11 Comments

  • Lola García

    Reply Reply 20 julio, 2015

    Estupendo artículo Lola, la verdad es que muchas personas que comienzan sus negocios no enfocan su misión y luego les resulta difícil atraer clientes porque no tienen muy claro cómo poder apoyarlos y estar siempre a su lado. Y lo de enamorarse del cliente me parece una forma estupenda de ver tu cliente. Gracias por compartir. Un abrazo,

    • Lola Mendoza

      Reply Reply 13 agosto, 2015

      Gracias, Lola, estoy totalmente de acuerdo contigo.

  • Gustavo Manuel Gonzalez Arizpe

    Reply Reply 19 julio, 2015

    Muy interesante manera de combinar el saber que buscamos, con el saber que estamos dispuestos a lograr y sobre todo a que estamos dispuestos a ayudar, de esa manera se puede considerar que estas haciendo «Berbereching», una forma simple pero a la vez profunda de buscar el ser de cada persona.¡Muchas Gracias!…

  • Betty

    Reply Reply 18 julio, 2015

    Todos tenemos uno misión Eso esta claro!! Berbereching creo que nos puede ayudar jajaja!! Me rió porque sin risas no hay vida, Creo que soy del grupo Berbereching.
    Me encanta la gente!! me encanta todo lo que hago y sobre todo lo hago por Amor a lo que hago, bss

  • Muy bueno Lola. Felicidades!!
    Sin Amor y sin pasión, no hay paraíso.
    Un abrazo .
    Isabel

  • Lency

    Reply Reply 18 julio, 2015

    Gracias1 Interesante artículo. Así es, viviendo plenamente la misión personal y poniendo al servicio de otros esa misión, esa es la clave de la verdadera felicidad. Mantenerte conectado con tu misión y tus valores… no sólo lograrás permenecer en plena satisfacción y plenitud, sino que estas permitiendo que otros liberen todo su potencial para lograr todo lo que quieren en sus vidas! Gracias!

Leave A Response

* Denotes Required Field