Aprendizaje Vivencial: ¿Por qué tanto empeño en defender las dinámicas y las historias?

Aprendizaje Vivencial

¿Por Qué Tanto Empeño En Defender Las Dinámicas Y Las Historias?



A lo largo de esta semana, después de los anteriores artículos (“Las 10 Claves De Una Gran Formación“, “Érase una vez…", "Las claves para construir una buena historia” y “Claves Para Ofrecer Formaciones Inolvidables“),

1. 10 Claves De Una Gran Formación

10 Claves De Una Gran Formación

Érase Una Vez

Érase Una Vez

Storytelling

Las Claves Para Construir Una Buena Historia

Claves Para Ofrecer Formaciones Inolvidables

Claves Para Ofrecer Formaciones Inolvidables

 

...y coincidiendo con el lanzamiento de mi próximo seminario virtual o webinar “10 Mandamientos En Formación“, he recibido bastantes mensajes pidiéndome aclaraciones sobre por qué defiendo a capa y espada el Aprendizaje Vivencial: las dinámicas o las historias sobre otras formas de docencia, que tanto abundan, que son las que más se han usado, y que al fin y a la postre son las que, en la mayoría de los casos de los que estemos leyendo este artículo, nos han traído hasta aquí.



He ido dando diversas respuestas (porque yo respondo a los mensajes que me mandáis…;-), un tanto casuales, sin demasiada elaboración tal vez. Y me he dado cuenta de que posiblemente estaba pasando por alto una justificación o fundamentación más científica y razonada de mi “defensa a ultranza” de las dinámicas y las historias en la formación, como base del Aprendizaje Vivencial. Estaba dando por hecho algo que no tiene porque ser tan claro o tan pacífico para otros… ¡cuántas veces podemos caer en ese error!

Además, no pretendo tener la razón, sino aportar herramientas útiles para que los que nos dedicamos a la formación, podamos entregar mejores aprendizajes a nuestros alumnos y clientes. Que es nuestra razón de ser, ¿o no? Aquí comparto mis motivos…

Tres Motivos Por Los Que Usar Dinámicas e Historias

3 Motivos para Hacer Aprendizaje Vivencial

Puede haber otros muchos (de hecho te invito a que los puedas añadir en los comentarios de este artículo y a que los comentes en la página Facebook de FormacionParaFormadores.com):

  1. Se aprende más y mejor…
  2. Se aprende disfrutando y se disfruta aprendiendo…
  3. Nosotros también ganamos mucho…

Voy a ir desarrollando cada uno de estos puntos. ¡Abróchense los cinturones…!

Aprendizaje Vivencial: Se Aprende Más y Mejor

Hay muchos estudios sobre la efectividad de los métodos en el aprendizaje. De entre todos, me gustaría destacar uno por su simplicidad en la exposición (que lo hace accesible a todo el público, lo cuál ya es una ventaja) y por su relevancia en el mundo académico y profesional de la formación: El Cono Del Aprendizaje, de Edgar Dale.

Edgar Dale (1900 – 1985)

Edgar Dale (1900 – 1985)

Edgar Dale fue un pedagogo estadounidense, conocido por su famoso Cono del Aprendizaje. Hizo diversas contribuciones a la instrucción visual y auditiva, incluyendo una Metodología para analizar el contenido de las películas.

Dale propuso en Audio Visual Methods of Teaching (1946) un modelo sobre la efectividad de los métodos de aprendizaje, tras sus investigaciones al respecto. Dicho modelo representa una pirámide o cono de experiencias en el que los pisos corresponden a diversos métodos de aprendizaje.

En la base están los más eficaces y participativos y en la cúspide los menos eficaces y abstractos. Diversas ilustraciones representan dicho cono, que son variaciones del original. En realidad, Dale nunca expresó porcentajes concretos, que han sido un añadido posterior sin mayor base científica y sin embargo son los que mayor difusión han conseguido. (¡El tremendo efecto de aportar cifras y porcentajes…!)

Haciendo esta advertencia, el gráfico que mostramos a continuación ofrece la versión con porcentajes con una intención meramente provocativa…

Cono del Aprendizaje de Edgar Dale
Y, más allá de los porcentajes, insisto, parece claro que desde la clásica lección magistral (en la cúspide, marcada por la pasividad del “aprendedor”, y de escasa incidencia en el aprendizaje real), hasta las prácticas experienciales (dinámicas) (en la base, donde el “aprendedor” está totalmente involucrado en la experiencia del aprendizaje y mayor rendimiento se extrae), hay un largo trecho.

En la cúspide tenemos asistentes, en el medio alumnos, y en la base participantes del proceso formativo.

Algunas consideraciones:

  • Los dos últimos escalones (cercanos a la base) son los de mayor impacto en la formación y coinciden con el grado de activación y participación del alumno.
  • Las presentaciones con PowerPoint (hablamos mientras mostramos imágenes, diagramas, textos…) o los Vídeos están en la zona media de la pirámide.
  • La mera exposición o relato, está en la cúspide con la menor incidencia en el aprendizaje real.
  • Los métodos de aprendizaje más efectivosparecen ser de mayor a menor:

  1. La formación en el puesto o en la vida. Hacerlo y desde ahí extraer aprendizaje. Por eso son tan importantes para mí los planes de acción, la tutorización en el puesto, o el acompañamiento posterior a la formación.
  2. Enseñar a otros lo aprendido. Yo he tenido la experiencia como alumno y el resultado fue magnífico. En los estudios para certificarme como coach, con Newfield, nos “obligaban” a montar un grupo de aprendizaje donde impartiríamos sesiones formativas sobre aquello que íbamos aprendiendo… La necesidad de interiorizar, comprender y organizar lo aprendido para poder exponerlo y replicar ese aprendizaje, hizo que lo aprendido no se me haya olvidado en estos 4 años… Esto nos ocurre a los formadores cada vez que nos enfrentamos a una nueva disciplina o materia.
  3. Simulaciones, role plays, dinámicas. El participante en el proceso formativo se enfrenta con la acción, tiene que poner en práctica conceptos, herramientas y habilidades, con los que obtiene un resultado y, desde ahí, extraer conclusiones de aprendizaje. Es fundamental para que el participante pueda obtener su “yo no sé hace esto”, puerta para el aprendizaje.
  4. Ejercicios intelectivos (análisis y síntesis) y de debate. Aquí podemos englobar los casos prácticos, los grupos de discusión, hacer resúmenes… Sin duda son útiles y más todavía si los ponemos en relación con los métodos anteriores. Se pueden combinar de forma sencilla y la aplicación conjunta hace que ganen ambos en poder. Hacer resúmenes o esquemas, o que el participante elabore sus propios apuntes, facilitan el aprendizaje.

Lo sorprendente, es que los métodos menos efectivos para el aprendizaje,
¡SON LOS MÁS FRECUENTES Y HABITUALES! ¿?

Creo sinceramente que tenemos la “obligación moral” de diseñar nuestras formaciones atendiendo a estos parámetros para facilitar un mejor aprendizaje.

Aprendizaje Vivencial: Se Aprende Disfrutando Y Se Disfruta Aprendiendo

Yo he asistido a muchos cursos. Muchas hora de formación. Desde el colegio (comencé con 2 años), no sé las horas que habré estado sentado en una silla, escuchando, viendo cómo me contaban algo… ¿Qué pasaba por mi cabeza en esos momentos…? ¿Cuál era la motivación por aprender…? Ya en la universidad y cuando me dieron la opción de elegir, decidí dejar de asistir a las clases que eran puramente teóricas. ¡Yo sé leer los libros que me leían! Lo peor es que de 25 asignaturas, decidí ir tan sólo a 6.

Esas 6 asignaturas, más otros cuantos cursos y talleres en los que me he sentido profundamente motivado al aprendizaje, no tienen en común el contenido, sino la forma de dirigirlas. Me han hecho practicar, me han hecho sentir parte activa del proceso y no el “sujeto pasivo”. He jugado, he opinado, he tenido relación con otros participantes… ¡Me he reído y me lo he pasado bien…! ¿Es acaso un delito que la formación sea divertida?

Normalmente, lo que ha unido todas estas experiencias ha sido que estaban llenas de ejercicios prácticos, de juegos o dinámicas, de humor, de historias interesantes… Tal vez en un próximo artículo desarrolle las estrategias para provocar disfrute con el aprendizaje. Mientras tanto, algunas claves:

  1. Llama y despierta al “yo aprendedor” de cada uno. Todos tenemos dentro un aprendedor nato. Y si no, que se lo pregunten a los niños hasta que se lo vamos abotargando…
  2. Muestra la finalidad, el uso del aprendizaje. Las posibilidades de acción, de aplicación práctica de lo aprendido suelen despertar el interés y el disfrute.
  3. Hazles protagonistas desde el minuto 1. Que participen, que exploren, que jueguen… Pon el foco en ellos.
  4. Reconoce y refuerza los avances. El logro es uno de los mayores motivadores humanos que por sí mismo encierra disfrute. ¡Celebra con ellos!
  5. Crea comunidad de “aprendedores. En las relaciones, en la pertenencia y en el reconocimiento por parte del grupo encontramos otro de los grandes motivadores
  6. Crea un ambiente agradable. Desde la propia sala, la colocación y distribución de los participantes…

Decía un amigo mío.. que la mejor manera de que alguien te siga… es poniéndote delante…

Si ellos quieren aprender y están auto motivados, ¿no será todo más sencillo?

Aprendizaje Vivencial: Nosotros También Ganamos Mucho

Y como no me canso de repetir, si conseguimos que nuestros clientes y alumnos aprendan más y mejor, que disfruten con la experiencia, con el proceso… ¡querrán repetir! ¡querrán más! ¡recomendarán asistir a mis clases o cursos!

Y esto no da mucho y en muchos aspectos. ¿Qué ganamos nosotros?

  1. Satisfacción personal por el trabajo bien hecho. ¡Que no es poco! Para mí tal vez la más importante. Saber que contribuyo de forma eficaz al desarrollo de otros. La razón de ser de mi profesión.
  2. Fama o imagen de “marca personal. Puede parecer un poco egocéntrico, pero sospecho que para dedicarnos a la formación, a trasladar a otros lo que sabemos, un poco de ego es necesario. Y para mí ser “profesor preferido” como me nombraron los alumnos -con una placa y todo- hace tiempo en un máster en el que participaba como docente, fue de una recompensa tremenda.
  3. Los alumnos querrán estar contigo y se lo contarán a otros. Esto, si estás en el mercado de la formación (a organizaciones o en abierto), es directamente la mejor campaña de marketing que nadie te pueda diseñar.
  4. Favorece la recompra y la fidelización de clientes. Se sigue de lo anterior. Y aquí puede haber una gran diferencia a la hora de que te elijan a ti o a otro, mucho dinero en juego por el desarrollo y recurrencia de clientes. Y mucho ahorro en acciones de marketing y ventas.

Si Quieres Ganar Como Formador… Haz Que Ellos Ganen Más…

Espero que te haya gustado este artículo, te haya resultado inspirador y motivador para tu labor del día a día, y que uses los nuevos aprendizajes desde ya mismo. ¡Verás qué buenos resultados da!

Aprendizaje Vivencial

Aprendizaje Vivencial

Aprendizaje Vivencial

Y si te ha gustado, te agradeceré que lo compartas y que pulses sobre el botón “Me Gusta”, así me das feedback y te iré conociendo mejor en tus gustos, y yo seguiré aprendiendo… Y desde luego, estaré encantado de recibir tus comentarios, bien a través de los comentarios de este artículo, o bien a través de la página de Facebook de Formación Para Formadores.

Hasta la próxima. Un gran abrazo,

Miguel Ángel Romero
Fundador y Director de FormacionParaFormadores.com

Otra Formación Es Posible.
¡Y Tú Puedes Ser Protagonista!


Formación de Formadores

Si te ha gustado, ¡Compártelo!

8 Comments

  • Jordi

    Reply Reply 2 diciembre, 2012

    Fantástico artículo que comparto al 100%. Leyendo recuerdo mis tiempos de estudiante en el colegio y universidad, y de tantas y tantas horas perdidas (sobretodo con el latín, para qué???). Lo peor es que varis años después veo a mis hijos que todo sigue igual.
    Lástima no haya más Miguel Ángel en las aulas formando. Un abrazo.

    • Miguel Ángel Romero

      Reply Reply 2 diciembre, 2012

      Pues, en mi opinión, es labor de todos como formadores lograr que también en la escuela, la formación sea vivencial. Y en ello estamos…

  • Neus

    Reply Reply 30 noviembre, 2012

    Estoy convencida de que la interacción, las dinámicas, los cuentos, las metáforas, hacen que cale muy adentro un contenido, una enseñanza.
    Gracias

  • Si bien todo lo que se aprende es útil, lo mejor sería aprenderlo tan bien y disfrutarlo tanto que el participante tuviera la seguridad de qué es lo que sabe, cómo funciona y en qué formas lo va a aplicar, esto contribuiría a evitar el efecto que tanto se ve ahora: que la gente estudie una cosa y termine trabajando en otra completamente distinta.

Leave A Response

* Denotes Required Field