Cómo Enamorar A Tus Alumnos Para Que Aprendan Más Y Mejor

Cómo Enamorar A Tus Alumnos Para Que Aprendan Más Y Mejor

En tres artículos anteriores...

El Valor De Diferenciarse Como Formador

1. El Valor De Diferenciarse Como Formador

Globalización De La Buena

2. Globalización De La Buena

Vendes Cursos o Aprendizaje

3. Vendes Cursos o Aprendizaje

 

iniciamos una serie con la que quiero dar pistas e ideas para encontrar nuestro lugar como formadores en un mercado tan amplio, atomizado y competitivo como es el de la formación. En el primero hablamos de la diferenciación en términos generales; en el segundo en la elección de tu público como formador: tus clientes y alumnos; y en el tercero sobre la formación como servicio y  las variables críticas que nos ayudan a diferenciarnos antes de la formación.


Vamos a ir analizando cuáles son las claves que te permitirán aportar más valor a tus clientes, de forma única, para ser su proveedor preferido y lograr un negocio más sólido y rentable. De forma sencilla, directa y adaptada a los formadores profesionales.

Para No ser uno más, sino el UNO que más...

Hoy quiero comentar aquellas variables sobre las que merece la pena poner atención y tenerlas en cuenta en el propio proceso de formación, en la hora de la verdad, cuando ya tienes a los alumnos o participantes delante: a la hora de dirigir un curso, taller o seminario.

¿Por qué "Cómo enamorar a tus alumnos para que aprendan más y mejor"?

¿Qué tiene que ver el enamorar con el aprendizaje?

En un proceso formativo podemos destacar dos parcelas diferenciadas en las que influimos decisivamente como formadores:

  • el contenido (lo que les transmito en términos de conocimiento y herramientas), y
  • el contexto o ambiente de aprendizaje.

O lo que es lo mismo: el efecto, y el afecto.

El "efecto" es la consecuencia de nuestra formación, lo que les transmito, y debemos aceptar que no tiene por qué coincidir con lo que yo les cuento.

¿Habéis vivido alguna vez la experiencia de aprender poco con alguien que sabe mucho y la contraria, aprender mucho con alguien que no sabe demasiado? ¿A qué se debe? Normalmente, a la forma de transmitir y comunicar y no tanto al contenido en sí.

Las ganas de aprender, el interés por la materia, el compromiso despertado, el grado de participación e involucración logrado, que nos genera en gran medida el formador con su forma de comunicar y estar en el aula, su forma de relacionarse con el grupo, cómo conecta con nuestros intereses e inquietudes, todo esto, es lo que llamamos el "afecto".

El ambiente creado. Y es clave para el aprendizaje. "Meter" mucho contenido sin atender a la predisposición de los alumnos no sirve de mucho.

"Tendemos a sacrificar el afecto por el efecto y así perdemos ambos."

Por eso he utilizado el término "enamorar" porque realmente creo que si los formadores estamos comprometidos con el aprendizaje y no con la impartición, es decir, con el resultado de la formación y no con lo que contamos, podríamos tomar como ejemplo a quien pretende seducir o enamorar a alguien y para ello desarrolla toda una estrategia en 4 pasos, como una campaña publicitaria:

  1. Atención: "La información es noticia de la diferencia". Hazte notar, despierta al auditorio. Atrévete a ser poco convencional. Si no, corres el riesgo de pasar inadvertido. Sin atención del auditorio no hay nada más.
  2. Interés: "Esto tiene que ver conmigo, con mi vida, con mis problemas, con mis necesidades y objetivos". Háblales de ellos, de su vida, con su lenguaje. Mantén su atención en el tiempo. Sorpréndeles de forma continuada. Cuenta historias que lleguen al corazón. "El humor es un gran pegamento para el aprendizaje"
  3. Deseo: "Lo quiero. Si fuera posible. ¡Cuánto cambiarían las cosas!" Ofrece una visión de lo que hay detrás del proceso formativo, de las ganancias posibles para ellos, para su entorno, para su organización o familia. Demuestra lo que se puede hacer, para qué sirve y conéctalo con la vida de tu público.
  4. Acción: "La acción es el puente que une las buenas ideas con los buenos resultados" ¡Hay que mover a la acción a los participantes! No permitas que se queden en "ya he cogido el concepto", en un rol pasivo. Que lo vivan para hacerlo carne a través de la acción. Que practiquen, que prueben, que se vayan con un compromiso de acción.

Y así, podemos aplicar estos principios en diferentes momentos DURANTE LA FORMACIÓN.

  • El despegue. Con la energía que tú entras, ellos continúan. Sorprende desde el primer momento. Quita las mesas, pon música e invítalos a bailar. Vende lo que van a vivir y promete lo que van a conseguir. Preséntate para ganar el derecho a ser escuchado.
  • Al transmitir conceptos. Los datos los guardamos en nuestra memoria de corto plazo. Desaparecen casi tan rápido como son expresados. Las historias y metáforas permanecen. Los humanos no podemos resistirnos al enorme poder evocador que tiene el "érase una vez..."
  • Al proponer modelos prácticos de actuación. Si tú eres un experto, puede que crean que hacer falta ser como tú para poder hacerlo. Ofréceles la estructura de la magia: modelos paso a paso que hagan ellos mismos. ¿Qué mejor credibilidad en un modelo que la de ver que ha funcionado?
  • Fomentar la participación. La pasividad mata la atención y el interés. Lleva a la acción a todos de forma continua. Que escriban, que compartan con un compañero, que trabajen en grupos, que pregunten y se expongan. Todos tienen que ser protagonistas. Cuidado con acaparar el escenario o dejar que otros lo acaparen.
  • Asegurar la vivencia. Si se lo cuentas puede que te argumenten con otra teoría más brillante, o simplemente dejen las objeciones dentro. ¿Cuál es el efecto? Diseña experiencias vivenciales (juegos, ejercicios, casos prácticos...) donde tengan que poner en práctica sus recursos y así aprenderán de lo que funciona, y mostrarán mayor interés en aprender a solucionar lo que no ha funcionado.
  • En la disposición de la sala y los medios didácticos. En "u", en semicírculo. Que se sientan co-protagonistas. Haz cambios en el lugar que ocupan. Facilita la interacción. Evita la "muerte por Power Point". Tú eres el mejor recurso didáctico: tu expresión, tus gestos. Utiliza el rotafolios.
  • El aterrizaje. El gran final. Recopila y vende el aprendizaje. Sugiere su aplicación práctica. Busca el compromiso de acción inmediato. No corras el riesgo de que lo dejen para más adelante. ¡Cuántos aprendizajes mueren bajo el lema de "la semana que viene ya me pongo si eso..."!

Un cierre emocional mueve más que 1000 razones.

Y tú, te has preguntado: ¿Cómo enamorar a tus alumnos para que aprendan más y mejor? ¿te aplauden espontáneamente al terminar la formación? ¿has sido manteado o sacado en hombros? ¿recibes "cartas de amor" de tus alumnos? ¿eres recordado años después por lo que supuso la experiencia de un curso? Si no te ha ocurrido esto nunca o muy rara vez, prueba a poner más el foco en el afecto que en el efecto y multiplicarás el aprendizaje real.

En el próximo artículo desarrollaré las variables de diferenciación en el servicio que se dan después de la formación. Y a continuación abordaré "Los 7 pecados capitales del formador". Nos "vemos" en los siguientes...

Aprendizaje Para El Día A Día

Aprendizaje Para El Día A Día

Espero que te haya gustado este artículo, te haya resultado inspirador y motivador para tu labor del día a día, y que uses los nuevos aprendizajes desde ya mismo. ¡Verás qué buenos resultados da!

A Tus Alumnos Para Que Aprendan Más Y Mejor

Cómo Enamorar A Tus Alumnos Para Que Aprendan Más Y Mejor

Cómo Enamorar A Tus Alumnos Para Que Aprendan Más Y Mejor

Y si te ha gustado, te agradeceré que lo compartas y que pulses sobre el botón “Me Gusta”, así me das feedback y te iré conociendo mejor en tus gustos, y yo seguiré aprendiendo… Y desde luego, estaré encantado de recibir tus comentarios, bien a través de los comentarios de este artículo, o bien a través de la página de Facebook de Formación Para Formadores.

Hasta la próxima. Un gran abrazo,

Miguel Ángel Romero
Fundador y Director de FormacionParaFormadores.com

Otra Formación Es Posible.
¡Y Tú Puedes Ser Protagonista!


Formación de Formadores

Si te ha gustado, ¡Compártelo!

7 Comments

  • Alexis

    Reply Reply 24 noviembre, 2012

    Excelente lo que acabas de compartir. Siempre los resultados son mejores cuando en el proceso de enseña aprendizaje ponemos mas atención en el afecto.

  • Miguel Ángel Romero

    Reply Reply 1 abril, 2012

    Muchas gracias a ti por participar y seguir compartiendo juntos, ya que de momento compartimos un amigo.

    Gracias también a Alexis y María por sus compartires. ¡Juntos nos enriquecemos!

  • Pedro

    Reply Reply 30 marzo, 2012

    Muchas gracias por éste y por todos tus artículos.
    Te “descubrí” apenas hace unos días gracias a un querido amigo, “Josepe”.
    Espero seguir disfrutando de tus enseñanzas.
    Desde ya muchas gracias por tu tiempo, un abrazo.

  • María

    Reply Reply 24 marzo, 2012

    Es cierto lo que dices del aterrizaje. Hace unos días puse en práctica casi sin pensarlo lo de un cierre emocional y pese a que tuve que iniciar el aplauso, pude comprobar en las caras de los asistentes y en como me lo agradecían la satisfacción. La verdad que es un subidón y mucha felicidad la que se experimenta el saber que has llegado a la gente y han comprendido tu mensaje.

    Gracias por tus aportaciones.

Leave A Response

* Denotes Required Field